Make your own free website on Tripod.com

Q-tarras

Home

MUSEOS | IGLESIAS | PAQUETES TURISTICOS | FESTIVIDADES POR PROVINCIA | HOTELES DE LA REGION | SITIOS DE DIVERSION | PLAYAS Y RIOS | PERSONALIDADES | AGROTURISMO
IGLESIAS

ene.jpg

TEMPLO DE NUESTRA SRA. DE LA CANDELARIA. TONOSI

Según la historia, Tonosí, ha tenido tres templos. El primero construído en la histórica plaza principal del pueblo; ya que a finales de 1882, reunidos en esta histórica plaza Don Tomás González considerado padre y fundador de Tonosí, Don Tomás Bultrón, Reyes Samaniego, el teniente José de la Cruz Ocaña y el padre Manuel Terrientes trazaron la plaza principal del pueblo designando el sitio para la primera de Tonosí. Fue entonces cuando se designó por orden del Padre Terrientes, primer Sacerdote en oficiar una Santa Misa en Tonosí a nuestra Señora de la Candelaria como patrona de nuestro distrito. El padre Terrientes era Cura párroco de Las Tablas, Guararé, y auxiliar de Tonosí. Para aquellos años dirigía la iglesia panameña Monseñor José Telésforo Paul, asignado por el Papa León XIII.
Todos los años llegaba a caballo veía Valle Rico, Flores, Tonosí, el Padre Terrientes a celebrar la fiesta De La Candelaria. Por lo que los nacimientos en aquellos años en Tonosí, eran inscritos en los libros de la parroquia de Las Tablas. La primera iglesia de Tonosí, tenía paredes de tablas, pisos de ladrillos, techos de tejas. Al fondo un hermoso altar de una sola pieza, llevando en el centro la imagen de nuestra patrona y a los lados las imágines de Santa Anacoreta y a San Isidro Labrador. La primera imagen de nuestra patrona fue donada y traída a lomo de caballo por Don Pablo Cedeño, era el abuelo de las hermanas Itzmenia Chávez Herrera, María de Los Angeles Chávez Herrera y Doña Juana Bautista Chávez Herrera (Q.E.P.D.) La imagen de nuestra patrona era de una sola pieza de caoba, hasta la cintura. Tenía la particularidad que se vestía tanto a la virgen como al niño Jesús. Se usaba tela de satín en colores blanco, amarillo, crema, celeste y rosado. Todos los años una costurera vestía a nuestra patrona, por lo que se destacaron las renombradas modistas de esa época, entre ellas: Benicia Pérez, Carmen Gómez, Ramona De Gracia, Romelia Cedeño y Juana Bautista Chávez Herrera, en su mayoría ya fallecidas.
Tras la constantes inundaciones del Río Tonosí, que arrasaban con el poblado situado alrededor de la plaza principal hubo que disponer la construcción de una nueva iglesia en El Morro, hoy Plaza Graccielli.
Con el nuevo obispo de Panamá en 1895, 10 años después se nombró a Monseñor José Alejandro Peralta hasta 1899. Monseñor Peralta Nombró al Presbitero Juan Bautista Córdoba, como el Primer Cura Permanente en Tonosí.
EL Padre Córdoba inició la construcción de la Segunda Iglesia de Tonosí que era de gran tamaño, las columnas de maderas de níspero, techos de teja y pisos de ladrillos. Esta iglesia tenía un precioso altar construído por el ebanista Grajales de origen colombiano. El retablo mayor en el cuerpo superior sostenía y guardaba la imagen de nuestra patrona, cuyas columnas torneadas de circulos blancos y negros forma de sombrero pintado y la parte infeiror estaba el tabernáculo donde se guardaba la custodia y el caliz. A los lados se encontraban las imágenes de San Juan de Dios y San Antonio de Padua. En la parte izquierda había otro altar en forma de tres gradas donde se colocaban velas y grandes floreros. Había una mesa pegada donde se encontraba la mesa de ara y se oficiaba la Santa Misa. El Padre Córdoba tenía una escuela nocturna para enseñar a los jóvenes a leer y a escribir la doctrina cristiana a jóvenes de ambos sexos. Cuando se proclamó la independencia de Panamá de Colombia el Padre Juan Bautista Córdoba firmó conjuntamente con las autoridades municipales, el acta de adhesión del Municipio de Tonosí de Colombia el 14 de noviembre de 1903. En 1904 fue trasladado de Tonosí por orden de Monseñor Francisco Javier Munguito y en su reemplazo se nombró como cura permanente al Padre Moisés Polo oriundo de Pesé, Herrera. El Padre Polo le correspondió ser el primer maestro de la escuela de varones, además, construyó la primera casa cural de paredes de maderas, techo de zinc y piso de tierra. También, dispuso que se venerara la imagen de San Roque como abogado de las pestes contagiosas. Esta imagen fue hecha con una sola pieza de caoba. El tronco fue bajado rio abajo y embarcado en Puerto Piñas con destino a La Villa de Los Santos, donde la imagen fue esculpida por el escultor de origen español Don Idelfonso Manuel Berraz. La imagen que traída y reecibida en el Puerto Piñas por una multitud un 15 de agosto de 1915 y traída en carretera recorriendo las principales calles del pueblo.
En 1916 el Padre Polo fue trasladado hasta Palenque en Colón donde murió en 1920 lidiando una riña callejera.
A su reemplazo llegó a Tonosí el Padre Hermilo Tijeros, pero duró muy poco tiempo ya que fue trasladado a Alanje de Chiriquí.
La parroquia de Tonosí fue declarada auxilair de Macaracas por orden del Obispo Monseñor Guillermo Rojas y Arrieta de la Orden de los Hermanos Jesuítas, siendo cura el presbitero Esteban Vásquez natural de la Villa de Los Santos, fue sacerdote en Macaracas hasta el 11 de noviembre de 1924 en que murió de pulmonía.
En 1925 el arzobispo Guillermo Rojas y Arrietas nombró al Padre Jerónimo Marínes y Antón como Cura de Macaracas y Auxiliar de Tonosí hasta el año 1935 cuando fue trasladado. Sin embarrgo, el arzobispo Rojas y Arrieta nombró sacerdote permanente en Tonosí al padre Carmelo Atienza en el año 1931. El padre Atienza tuvo la oportunidad de organizar un coro de señoritas logrando recaudar fondos para comprar un aromnio para tocar y cantar en las misas, también compró varias imágenes para Semana Santa. Sin embargo el 2 de febrero de 1932 estando celebrando la misa patronal, el padre Atienza cae de sus pies con convulsiones manteniéndose en estado de coma y muriendo el día 3 de febrero, día de San Blas. El Padre Atienza fue enterrado a la entrada y a la parte derecha de la iglesia Nuestra Señora de La Candelaria. Tras este doloroso hecho, Tonosí, quedó sin sacerdote y es auxiliado por la parroquia de Macaracas.
En 1935 Monseñor Juan José Maiztegui, nombró al Presbitero Miguel Alonso como Cura de Macaracas y Auxiliar de Tonosí, hasta el año 1940 que fue trasladado a la Parroquia de San Miguel en Ciudad de Panamá.
Desde 1940 el distrito de Tonosí fue auxiliado por diferentes sacerdotes de las diferentes parroquias de la provincia.
Luego de 34 años y siendo obispo de la Diócesis de Chitré,Monseñor José María Carrizo Villarreal, oriundo de Ocú, nombró como Cura Párroco de Tonosí permanente, al Padre José María Acevedo pero fue trasladado al año siguiente a las parroquias de Las Minas, Los Pozos y Parita.
En 1942 por ordenes del alcalde de aquellos años Don Aarcadio De Gracia se demolió el viejo templo de nuestra Señora de la Candelaria; en aquellos años asistía a la parroquia el Padre Andrés García que antes de aquella situación propuso al pueblo la construcción de un nuevo templo, por lo que se concelebraba la Santa Misa en la antigua unidad sanitaria frente a la Plaza Gracielli, hoy existente el Restaurante y Pensión Boami.
El 22 de marzo de 1953, se pudo la primera piedra del nuevo templo acto que fue bendecido por el párroco Andrés García. En las fundaciones se enterró un documento envuelto en papel estaño y metido en un tubo de hierro donde se hace constar el Presidente de la República era el Coronel Juan José Antonio Remón Cantera, el Gobernador de la provincia de Los Santos Don Facundo Espino; Diputados de la misma Demetrio A. Decerega, Heraclio Barletta Bustamante, Benardino González Ruíz y Arcelio Pérez; Alcalde de Tonosí Don Mequicide De León Díaz; siendo arzobispo Monseñor Francisco Beckman y vicario de Los Santos Daniel Poveda G. Los Constructores de la iglesia fueron Urbano Urriola, Rogelio Cuellar y Richard Peck Pérez. Los miembros de la Junta Católica Antonio Castro Urriola, Ezequiel Ríos Batista, Isidoro Váldez Jiménez, Santiago Pérez, Esteban Osorio y Octaviano Moscoso.
La nueva iglesia fue terminada en 1969 con paredes de concreto, techo de zinc, vigas de maderas de caoba y piso de mosaicos, sotienen el techo 10 hermosas columnas obra de Don Richard Peck. El mosaico fue donado por los esposos Elías y Zenaida vda. De Pérez , las puertas laterales por Doña Juana Eleida Vergara y la puerta principal por Don Horacio Chimi Cedeño. Sobre las colmunas anteriores se encontraban diez repisas o paños en forma de pirámides invertidas, sobre las cuales reposaban las imágenes de los santos.
La nueva imagen de la Virgen de La Candelaria la donó la Señora María Barría vda. De Lau.
Actualmente nuestro templo cuenta con la primera etapa del parque frente a la iglesia por un valor de B/. 7,000.00 y muy pronto se colocará el mosaico de granito por valor de B/.10,000.00 producto de la donación del Honorable Representante Jaime Meléndez de la partida de obras comunitarias y PROINLO.